domingo, 12 de junio de 2016

El circuito

 

Fotografía original propiedad de http://bicinova2.blogspot.com.es

El termómetro marcaba treinta y ocho, en la calle podía haber unos veinte y el resto los ponía mi frente, era un día de esos repleto de aburrimiento. No has ido a clase, estás malito y además en tu casa todo el mundo sigue el ritmo de la vida y nadie te puede dar más que un caldo, sábanas limpias y alguna pastilla mágica de uso infantil. 


Estoy en la cama con mi manta de tigre y sábanas recién cambiadas después de sudar la fiebre. Sujeto el aburrimiento con las dos manos pero cada vez se me hace más insoportable estar enfermo. La verdad es que en un principio la idea de faltar a clase me gustaba, pero según pasan los días empieza a ser un calvario.
Es viernes, el mundo gira y se ha olvidado de mí, en la calle está lloviendo, cosa bastante normal en el lugar donde vivo. Sinceramente, solo me queda empezar a matar moscas con el rabo.
Suena la puerta de la calle y alguien entra, pasa de la entrada a la cocina y de ahí al pasillo, da una voz que dice: "¡Te he traído algo, enfermito!".  Cuando me levanto y me asomo al pasillo, se encienden los dieciocho focos que tengo instalados en mi asombro, y empieza a sonar una música celestial... "¡Sí,sí si, sí,sí sí! ¡Unaaaaaaa biciiii! ¡Una California con ruedas amarillas!". Es mi hermano, mi padre, mi amigo, mi héroe, con mi sueño en sus manos. La alegría no cabe en mi boca, nunca creí que hubiera algo así para mí. En una casa sin muchos recursos esto es demasiado, y yo ex-enfermo de mí, lo tengo, qué alegría.
Salgo a la calle y me dejo la fiebre en casa, estoy dando un montón de vueltas al circuito de la gente con bicicleta, me he caído un par de veces, pues el suelo está mojado, y veo venir a mis compañeros del colegio que -con cara de asombro y algo de envidia-  intentan meterme miedo diciéndome que la profesora ha preguntado que por qué no estoy yendo a clase. Y yo dando vueltas en el circuito de los niños con bici...como si me importara algo.

8 comentarios:

  1. Me encanta ¿quién no se ha sentido identificado con una situación parecida alguna vez? :-)

    ResponderEliminar
  2. Lo he vivido mientras lo leia...asombroso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo mejor que puedes decir Gurea. Un besazo guapa

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Precioso Fabi, no tengo palabras para decir todo lo que siento por mi hermano...

    ResponderEliminar
  5. Que suerte, la tuya tenía ruedas.
    Muy bonito.

    ResponderEliminar
  6. Y amarillas, jijijiji, gracias Tite por la visita, me hace mucha ilusión verte por aquí. un besote

    ResponderEliminar