viernes, 17 de junio de 2016

La avenida de los ocres

Autoría imagen: Santiago Antonio Castro

El sillón cuenta
en silencio
lo que ella otorga,
entre su corazón
y la soledad
suman nadie,
sus ojos
ya no visten
de orillas coloreadas,
ni sus labios
vestidos carmín.

No hay orden
por colores
en los pasos
hacia el estanque
de los deseos.
Pide marchar, marchar
por la avenida
de los ocres,
entre plataneros
desnudos,
ordenando sus pasos,
disimulando la emoción,
dejando el ojo de buey
a media altura
para reflejarse con él.

El sillón cuenta
en silencio
lo que ella otorga,
entre su corazón
y su razón suman
él.

2 comentarios: