domingo, 21 de agosto de 2016

Amor para dos cuerpos

Fotografia de Pixabay: CC0

Por qué se hace verdad el agua en tu cara,
por qué se hace  luz el día en tus ojos,
por qué baila despeinado entre tus dedos
el cansado minutero,
y vas y vienes al mismo tiempo.


Soy mezcla de plomo y agua de colonia.
Y tú,
boca de miel y sonrisa arroz con leche, 
plenitud en constante primavera.

La mar nos llega en caracolas,
el desierto en torres de extremidades, 
y el frío ártico conserva nuestros besos
que con mimo revivo en las cortas ausencias.

Tienes dos alturas, dos andares, 
y el pelo del color que quieres.

Yo soy plomo y agua de colonia,
y un día de cada día me agarro a tu inocencia
sintiéndome amor para dos cuerpos. 

Vuelo y repto por mis dos niñas,
voy por buen destino.

2 comentarios:

  1. Indudablemente, es y vas, por buen destino.

    Besos, Fabián.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que sí Yayone. Son la continuación a mi vida, y me chupo los dedos cada día. Gracias por tu paso por mi blog.

      Besos, Yayone

      Eliminar