jueves, 25 de agosto de 2016

Historia de amor

Imagen obtenida de Internet: CC0

En una pequeña esquina
de la casa, casi en ruinas
de una pobre lagartija,

había sudando una sombra.

En su centro bailaba un hombre
un tango desesperado
con las penas de la vida.


Mirando el traje del suelo
agarrado a su desdicha
vio acercarse en corto paso
una sombra estrecha y larga
de un helado de limón
con su cara Dulcinea.

Ese dulce tan amargo
le  hizo soltar aquel tango
por un alegre fandango.

La pequeña lagartija
con más sorpresa que ganas
se puso a tocar las palmas,
y las penas de la vida
empezaron a llorar
con aquella bonita estampa.

Se fundieron en pasión
y su amor es recordado
por el paso de los años.

Dos retoños lo confirman
y a aquella pequeña esquina,
la llamaron...

Sevilla.

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias MuCha, el placer es mío al verte por aquí.

      Un saludo y gracias de nuevo.

      Eliminar
  2. me gusta lo que escribes y tus letras bailan al compás del tiempo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Recomenzar, y a mí me encanta que te guste.

      Un saludo

      Eliminar
  3. Aquí sólo se puede expresar de esta manera....

    Olé!!!!!!!!!!

    Besos, Fabián.

    ResponderEliminar