jueves, 29 de septiembre de 2016

Bajo los pasos

 
Fotografía obtenida de Internet.

Para mi amigo Ismael Ballesteros (Xixa) y familia. Porque alguien que se va, nunca lo hace del todo. Podrá dejar de ser cuerpo y pelo largo, pero en ningún caso se irá con el olor a pan tierno y mañana de invierno.


Hay una primavera que florece bajo los pasos
como una enredadera que estremece la piel,
e inunda las pestañas como burbujas de Coca Cola,
con sentimientos encontrados en la tristeza más profunda.
El ser se hará tornado; de olor a pan tierno
y mañana de invierno,
y el recuerdo vendrá
desde el último al primero,
mientras desaguas por la mirada
el vínculo que jamás nadie logrará arrebatarte.

Es una clase práctica de entendimiento de lo perpetuo,
la inmortalidad más palpable de la marca al agua del pecho.

3 comentarios:

  1. Un homenaje desde lo más hermoso del sentir, bellas palabras, no podías hacerlo de otra forma, maravillosas metáforas, querido.

    Un beso, Fabián.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Yayone. Tú siempre por aquí y yo tan feliz de que así sea. El sentir es lo que me lleva a escribir. En eso nos parecemos.

    Gracias de nuevo, un beso.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Yayone. Tú siempre por aquí y yo tan feliz de que así sea. El sentir es lo que me lleva a escribir. En eso nos parecemos.

    Gracias de nuevo, un beso.

    ResponderEliminar