lunes, 17 de octubre de 2016

Otoño

Fotografía de Pixabay.

Ahora sí te siento,
te veo por la ventana después de pasar la mano
y mojar mi palma.
Ahí estás,
zarandeado los árboles,
llenando mis arcas de cosas para sentir.
No es cuestión de fechas,
pues te esperé en tu día; cuando todos dijeron que vendrías.
No es cuestión de fechas,
es más de notarte del brazo de un paraguas,
descolgándote por las copas, por los charcos, por los remolinos de hojas muertas,
y algún paquete de pipas.
Tan de nuevo como siempre; tras el viento... llorando nubes de estaciones abandonadas.

1 comentario:

  1. Cada año el otoño se viste de seda, de ocres sus colores que al pensamiento apremia, para versar-lo, en distintas sensaciones, a cada cuál, como nos llega, y si esta estación se pasa acompañado, que magia!, ya no será tan nostálgico.

    Que siempre seas acogido, en ese brazo.

    Besos, Fabián.

    ResponderEliminar