martes, 14 de febrero de 2017

Mesa de domingo.

Fotografía de Pixabay: CC0

Para mi amigo Aitor Uharte (Jabato).



Hay un cielo que sujeta las miradas al pasado,
en la mesa del domingo con todos al frente,
en un consejo mil menos una vez repetido,
pero no por ello menos cierto.
Familia, pollo y patatas.
Sólo muere quien no tiene para ser recordado,
y el mal que nos acecha, nos enferma hasta despojarnos del suelo,
pero a su vez nos hace inmortales,
péndulos de azules en la retina del pensamiento.
Hay veces que acabamos para empezar de nuevo,
en la mesa del domingo, en el olor recién afeitado, en la crema de las manos.
Sólo muere quien no posee para ser recordado,
y no,
no es el caso.

2 comentarios:

  1. Buen amigo es entonces, y a un buen amigo, se merece ser recordado y versado, hermosa dedicatoria, querido.

    Un muxu, Fabián.

    ResponderEliminar