sábado, 11 de marzo de 2017

Dyane 6

Fotografia de Pixabay: CC0


Tengo apuntadas las noches
en las que viajé en tu Dyane6
por debajo de las sábanas.
Fue uno de tus coches,
uno de mis primeros sueños despierto,
el cual recuerdo con un inmenso cariño.
Juro que debajo de aquella franela
no había reyes, ni presidentes corruptos,
no había niños con la cara negra, ni aire con humos.
Sólo un niño sin carnet
por carreteras secundarias
que se perdían por un zigzagueante sueño sin precinto.
Me gustaba que fuera invierno (por eso del regocijo),
olor a chimenea y obstáculos salvables.
Conducía hasta que me vencía el sueño,
hasta aquel acantilado donde el vértigo te hacía cosquillas en los pies.
Nunca olvidaré la matrícula de mi primer sueño despierto: SS 2037 N,
como nunca olvidaré que tengo el mejor hermano mayor que se puede tener.


Te quiero Mikel.

2 comentarios:

  1. ¿Que mejor regalo que un hermano?, leer tus textos, es vivirlos y por un momento introducirse en ellos, nunca hasta hoy había jugado con un Dyane6, Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito lo has dicho...acantilado donde el vértigo te hacía cosquillas en los pies...ni más ni menos

    ResponderEliminar