jueves, 20 de abril de 2017

Primavera.

Fotografía de Pixabay: CC0


Persigo la rutina entre los pasos de hormigón,
la gente vuela a ras del suelo,
con la consigna de volver todas las mañanas
hasta el día que se acaben.

Éstas,
impasibles con su mobiliario urbano, aguardan su tarde.

Ataviadas con una primavera de mediados de abril,y un perfume cambiante al paso del viento.

Se escucha por el olfato la naturaleza pacífica de la estación,
huele a ganas de vida,
a sueño despierto, a ganas de verte...,
a niño pequeño.

Camino por el camino que me ha traído hasta aquí,
a pensar en ti, Reina mora,
a tu olor en mi camiseta, a relamerme los labios con el último beso en la puerta del ascensor,

que nos lleva a la rutina,

la que hoy camina en primavera.

2 comentarios:

  1. Ciclos, estaciones, rutina,...
    Menos mal que el sentimiento no se atiene a reglas, coordenadas y ciclos, ni a ningún otro tipo de lógica. Gracias a ello tenemos cosas tan bellas como esto que has escrito.
    Un abrazo, Fabian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eskerrik Asko Andoni. poza emateit zutaz etorrita.

      besarkada bat.

      Eliminar