sábado, 27 de mayo de 2017

SENSACIONES

Fotografía de Pixabay.



No, no siempre estoy preparado para hacerlo,
no siempre lamo la sombra de la tranquilidad y corro rio abajo,

por el vuelo de las abejas que pegan mis dedos con miel.

No siempre te vas, 
y me alegra que lo hagas, ni hablo sin decir nada. 

Hay veces opacos, de tardes oscuras y días forzados.

Me quito las sandalias de los ojos y pongo rumbo al levante, 
la brújula da vueltas y yo tengo que saber que soy capaz de envolverte en mi nada,
en este rato de las dos y cuarto.

Me gusta matarte las moscas que te molestan, con cañonazos mudos, 
me gusta quitar el polvo de tu asiento,
para un viaje corto por la aguja descarriada,
me gusta expresarme como el agua, tomando forma de recipiente,
o de universo.

Me gusta ahondar en el hueco que todos tenemos,
hueco que hay que llenar con colores y tonos.

Me gusta pasear hacia atrás,
hasta el kiosko del centro de la plaza que conocemos desde los tres años.

Me gusta que vuelen las olas,
y que las palomas toquen un murmullo en mitad de las palomitas,
me gustan los pantalones cortos,
y la cocacola en botella de litro y de crital .

No sé, en definitiva..


Me gusta que mires al techo que te hace tope en la frente
y que saques tus propias sensaciones,
que desenfundes tu vida,
como única arma que habitas.

Que te hagas fuerte en el calor del invierno,

en esa bolsa de agua caliente que desde hace tiempo,

duerme en el desván de los modernos.

domingo, 7 de mayo de 2017

Madre.


Fotografía de Pixabay :CC0

Una madre, es una madre,

y si le preguntas a una piedra
te callará sobre una roca,
si le preguntas a una roca
mirará un acantilado,
y si le preguntas a un acantilado,
te instará a un horizonte enfrentado,

a cuando la madre de todas las madres,
rompía aguas,
dando a luz; a todas las preguntas.

Pero si me preguntas a mí.

Te lloro,
porque me viene en alma,
porque me viene en el último adiós
que colgué de un inalámbrico,

porque me viene en la última vez que me llamo: Yackie,
o me llamo Nuca,

o me viene en mis manías,
en todas mis formas de ser,
en todo aquello que alguna vez provocaba tormenta en los días violetas.

Pero que hoy,
son el reflejo en un charco a mi paso.

Una madre tiene dios,
o dios es una madre, y no es mujer ni hombre,
es un sentimiento que se llora,
que te embriaga cuando crees que ya no te queda nada.

Pero siempre queda una madre,
aunque esté ausente en piel.

Pues en el frente del acantilado,
detrás de los cormoranes,
de dios,
y del horizonte.

Hay una madre,
tu madre,

y en este caso: mi MADRE.

viernes, 5 de mayo de 2017

Miraflores.

Fotografía de Pixabay: CC0


Hablemos de la primavera,
está del tiempo.

Ha llegado al parque Miraflores (bonito nombre),
con su paseo circular, rectangular, en linea,
en sentido opuesto a la brisa recta...,Según se ande.

Tiene un paseo lento y octogenario,

o por su calle de fuera, por sus manzanas, se puede correr y no llegar nunca.

Ha venido el parque a la primavera.

Un parque de barrio, de miradas al sol,
de mediodía en balanza.

Tiene olor a recuerdo, a olvidadas bufandas,

y unos pájaros descargados de plumaje
entran y salen por la alegria de la feria
que planea entre las mentes.

En su banco, el de la sombra a rayas,

descansa una lectura de nudo de corbata,
de abril en primavera.